×

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

ÁREA DEL ESTUDIANTE

Opiniones

«Cuando te subes al avión no te haces ni la más mínima idea de los cambios que va a experimentar tu vida y de lo privilegiado que eres por tener una oportunidad tan grande.
Hacer un año en el extranjero te cambia la vida, no solo aprendes un nuevo idioma que te abrirá todas las puertas que quieras si no que te cambiará a ti por completo.
Estar aquí te va a enseñar un significado distinto de la palabra familia, te va a abrir la mente a nuevas ideas, nuevas personas, nuevos sabores y te va a hacer vivir muchísimas nuevas experiencias y retos a los que nunca te has enfrentado. Poco a poco, y a lo mejor sin darte cuenta, descubrirás que te has convertido en una persona diferente, sin miedos, sin prejuicios, con mil historias que contar, con amigos que jamás creíste que podrías tener y una familia a cada lado del océano.
Aún recuerdo mi primer día aquí, tenía muchísimo miedo, no estaba cómoda con mi familia, hasta ellos dicen que cuando llegué no hablaba, susurraba.
El primer día de colegio estaba tan nerviosa que ni siquiera comí. Fue bastante duro, pero ahora mirando atrás y quedándome solo dos días para volver a España, me doy cuenta de lo valiente que fui, de lo mucho que me ha aportado enfrentarme a esos retos y de lo mucho que voy a echar de menos todo esto.
En navidad mi familia me llevo a California, y esa fue la primera vez que mis pies tocaron el agua del Pacífico. Jamás se me va a quitar de la memoria ese momento. Nunca había estado tan lejos de mi familia de España, pero me sentía en casa. Ahí es donde te das cuenta de lo privilegiado que eres y de lo abiertas que tienes las puertas del mundo después de esto.
Jamás olvidaré este año, volver a España será de las cosas más difíciles que he hecho.»

Yvette, 14 años, Utah. Estados Unidos.